Meditación en Pamplona

Grupo abierto y gratuito de meditación en Pamplona los lunes de 10.00h a 10.40h, apto para cualquier persona.

La meditación es una disciplina que se originó en India hace unos 5000 años.

La meditación es el camino real hacia la Conciencia Divina, es la escalera misteriosa que lleva de la tierra al cielo, del error a la Verdad, de la oscuridad a la luz, del dolor a la Bienaventuranza, de la inquietud a la Paz, de la ignorancia al conocimiento.

Beneficios: mejora la concentración, la capacidad de atención y memoria, aumenta el autocontrol, y la paz interior, la meditación hace de la mente algo poderoso puro y brillante.

La meditación y la paz mundial: En el año 1972 se entrenó a cien personas en técnicas de meditación para que, durante un tiempo experimentaran una sensación de paz. Fue llamado “el efecto maharishi” en honor del Maharishi Mahesh Yogi, quien dijo que, con que tan sólo el 1% de la población de algún lugar meditara, habría una reducción en índices de criminalidad y violencia.

El experimento fue un éxito. Durante el tiempo que duró la meditación lo que ocurrió fue que en esas ciudades comenzó a registrarse un descenso en los índices de criminalidad, violencia y accidentes de tráfico. Y en el momento en que el experimento se detuvo, todas estas estadísticas se revirtieron. Años más tarde se repitió este experimento en una escala mayor y fue registrado en el Journal Conflic Resolution 1988. Y fue conocido como Proyecto Internacional de Paz en Medio Oriente. En esta ocasión el experimento se realizó durante el conflicto libado-israelí a finales de los años ochenta. A diferencia del experimento realizado en Estados Unidos, los participantes fueron entrenados para sentir paz en todos los niveles de sus vidas (cuerpo, mente, emoción, energía, espíritu). Ya entrenados, se los posicionaba, en días y horas especiales del mes, en puntos álgidos de las zonas de conflicto. Mientras esas personas evocaban ese sentimiento de paz, las actividades terroristas bajaban a cero y los crímenes contra otras personas bajaban. Los resultados fueron asombrosos. Comprobaron que cuando un número de personas sienten paz, el efecto se desplaza más allá de su cuerpo y del lugar físico donde se encuentran esas personas. 

El estudio fue tan preciso que pudieron determinar el número de personas necesarias para que este efecto se ponga en movimiento. La cantidad mínima de personas para que este efecto se note es la raíz cuadrada del 1% del total de la comunidad. En una ciudad de 1.000.000 de habitantes, bastarían cien personas para generar este efecto.

Para una población mundial de 7.200.000.000 personas, bastarían 8.486 personas sintiendo paz en sus corazones para generar ese movimiento que conecta la conciencia con el campo de energía universal. Para que así, a través de este campo, se sienta la paz en todo el mundo.

Contacto: 647 752 644